La ginecología es la especialidad médica dedicada al cuidado del aparato reproductor femenino.

La importancia de realizar el control ginecológico en forma anual, radica en la detección precoz de enfermedades ginecológicas frecuentes, tanto benignas (quistes de ovario, miomatosis uterina, endometriosis), pre malignas (HPV) y malignas (cáncer de cuello de útero, cáncer de mamas).
En dicha consulta se realiza un control de las mamas (examen físico, ecografía/mamografía) y de los genitales internos /externos (examen físico, papanicolau -pap-, colposcopia, ecografía ginecológica).

 

 

Podemos dividirlo en cuatro partes:
• Autoexámen de mamas. Realizado por la misma paciente en forma mensual post menstruación inmediata.
• Examen físico. Realizado por el médico ginecólogo en el consultorio en forma anual.
• Mamografía. Es el estudio radiográfico de las glándulas mamarias. La primer mamografía (mamografía basal) se realiza a los 35 años de edad. Si esta es normal se realiza luego anualmente a partir de los 40 años. Si existen antecedentes personales y/o familiares de patología mamaria el rastreo mamográfico se realiza en forma individualizada.
• Ecografía mamaria. Se solicita en mujeres jóvenes con mamas muy densas y en los casos en que se observa alguna imagen sospechosa en la mamografía.

 

 

 

Es una prueba sencilla, rápida y económica que se realiza obteniendo una muestra de células del cuello uterino que luego son observadas y analizadas por un médico patólogo.
• Primer paso: colocación de un espéculo vaginal. El espéculo es una herramienta que permite al ginecólogo visualizar el cuello del útero en forma directa.
• Segundo paso: toma de muestra mediante una espátula de madera (espátula de Ayre).

Para poder realizarlo se deben cumplir las siguientes condiciones:

Durante las 48 horas previas a su realización:No haber mantenido relaciones sexuales vaginales No estar en el período menstrual No haber realizado duchas vaginales No haber aplicado ningún tratamiento médico vaginal (óvulos o cremas) Retira tu resultado en el consultorio pasados los 20 días de realizado el estudio.

 

 

 

El colposcopio es una especie de microscopio o lente de aumento que permite observar “de cerca” el cuello del útero, la vagina y la vulva. Para su realización se utilizan sustancias como el ácido acético y el lugol.

Por lo general un papanicolau normal va acompañado de una observación colposcópica normal, aunque no siempre es así. La combinación del papanicolau y la colposcopia tienen una alta sensibilidad para detectar patologías tanto benignas como malignas en el cuello uterino.

 

© CGF Sur. Todos los derechos reservados