Metodología diagnóstica

 

La consulta inicial tiene como objetivo identificar mediante la confección de una historia clínica detallada, los posibles factores involucrados en la subfertilidad/infertilidad de la pareja. En ella se solicitarán los estudios complementarios correspondientes y se iniciará el asesoramiento preconcepcional. También se dará un pronóstico reproductivo inicial teniendo en cuenta la edad, el tiempo de infertilidad y los factores involucrados.

Habitualmente el estudio de la pareja se divide por factores:

 

1) Factor endócrino-ovárico.

 

Existen diferentes formas de evaluarlo:

 

• Dosajes hormonales. Realizados en la primera mitad del ciclo menstrual (día 2 a 4). Estos incluyen, FSH, LH, Estradiol, TSHu, T4 libre, ATPO, Prolactina.
En casos seleccionados se agrega el dosaje de hormonas masculinas (androstenediona, 17 hidroxiprogesterona, testosterona total, libre y biodisponible, DHEA-S, SHBG)
Entre los días 21 y 23 del ciclo se solicita Progesterona sérica.
También puede realizarse la evaluación de la reserva ovárica mediante la determinación de Inibina B y Hormona Antimülleriana.

 

• Kits de ovulación.

 

• Monitoreo ovulatorio ecográfico. Mediante ecografía transvaginal.

 

• Biopsia de endometrio.

 

2) Factor uterino y tuboperitoneal.

 

• Histerosalpingografía. Es una “radiografía del útero” que se utiliza para evaluar la cavidad uterina y las trompas de fallopio.

 

 

• Histerosopía. Se realiza cuando se sospecha alguna patología en la cavidad uterina, a partir de los datos arrojados por la histerosalpingografía y la ecografía transvaginal.

 


• Laparoscopía. También permite verificar y tratar diferentes patologías identificadas en la histerosalpingografía y en la ecografía transvaginal. Asimismo se indica en pacientes con antecedentes de cirugías pelvianas o sospecha de endometriosis /adherencias. De acuerdo al criterio profesional puede utilizarse para completar el diagnóstico de ESCA (esterilidad sin causa aparente).
Ecografía ginecológica transvaginal. Permite una evaluación objetiva de la cavidad uterina.

 

2) Factor uterino y tuboperitoneal.

 

• Cultivo de flujo. Para evaluar gérmenes comunes y algunas bacterias como la Chlamydia, el mycoplasma y el ureaplasma.

 

• Test post coital. Permite evaluar la interacción entre el moco cervical y los espermatozoides. Para su realización la pareja debe mantener relaciones sexuales entre el día 10 y 13 del ciclo, y concurrir a la consulta entre las 4 a 10 horas posteriores.

 

4) Factor masculino.

 

Se inicia en forma paralela con la evaluación de la mujer.

 

• Espermograma. Es el estudio básico para la evaluación del factor masculino. En él se evalúa la concentración, la movilidad y la forma de los espermatozoides. En general se requiere más de uno. De acuerdo a su resultado pueden solicitarse otros estudios como:

 

• Espermocultivo. Para evaluar la presencia de gérmenes en el semen.

 

• Ecografía testicular con doppler. Cuando se sospecha existencia de varicocele.

 

• Dosajes hormonales.

 

• Estudios genéticos/moleculares.

© CGF Sur. Todos los derechos reservados