Infertilidad femenina

 

Aparato reproductor femenino:

Se define como el conjunto de órganos que permiten la reproducción humana. Estos órganos pueden dividirse, para su clasificación, en genitales internos y externos. Los internos son: los ovarios, encargados de la producción de óvulos, las trompas de Falopio, que permiten el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide (fecundación) y el transporte del embrión recién formado hacia el útero, el útero, lugar en el que se produce el reconocimiento entre el embrión y la madre (implantación) y el posterior crecimiento del mismo y la vagina, conducto por el cual ingresan los espermatozoides.

 

 

Los genitales externos incluyen el clítoris, órgano eréctil, homólogo al pene masculino, los labios mayores y menores, que contienen glándulas sudoríparas y sebáceas, el monte de Venus, cubierto por vello pubiano, y el vestíbulo vulvar, donde se encuentran los orificios de la uretra, la vagina, las glándulas de Bartholino y de Skene.

 

Para poder lograr un embarazo espontáneo, todos estos órganos deben cumplir con su función adecuadamente. Cuando alguno de ellos “falla”, se produce la subfertilidad/infertilidad según factores.

 

Infertilidad femenina

 

Factor endócrino-ovárico:

 

Debido a una alteración en el status hormonal, se produce un retraso (oligoovulación) o una ausencia de ovulación (anovulación). La ovulación es el proceso mediante el cual un óvulo maduro es expulsado desde el ovario ingresando en una de las trompas de Falopio. Allí se encuentra con un espermatozoide para formar un nuevo embrión. Cualquier alteración en este proceso, reduce sustancialmente las probabilidades de embarazo. Las enfermedades que producen oligo/anovulación pueden situarse en el hipotálamo, la hipófisis o en los ovarios. La causa más frecuente de oligo/anovulación es el llamado Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP).

 

El SOP se caracteriza por:

 

• Oligo/Anovulación
• Exceso de andrógenos (hormonas masculinas)
• Ovarios con múltiples imágenes quísticas visualizadas por ecografía

Esto se acompaña de múltiples alteraciones metabólicas, por ejemplo en el manejo de la glucemia y la insulina que, a largo plazo, pueden tener serias consecuencias sobre la salud (enfermedades cardiovasculares, cáncer de mama y/o endometrio, etc.).

 

Además, es frecuente que estas pacientes presenten antecedentes familiares de infertilidad, abortos a repetición y diabetes tipo II.

 

También es importante recalcar que el SOP predispone a la hiperestimulación ovárica, por lo cual deberán tomarse las medidas necesarias para disminuir su riesgo de aparición.

 

Otras causas menos de frecuentes de oligo/anovulación son la falla ovárica precoz, exceso de ejercicio físico, pérdida excesiva de peso, anorexia nerviosa, traumatismos, procesos tumorales, Síndrome de Kallman, Síndrome de Turner.

 

Factor Uterino:

 

Dentro de las alteraciones que pueden encontrarse a nivel uterino podemos mencionar:

 

• Las malformaciones: útero septado, arcuato, bicorne, bidelfo, etc.

• Las adherencias: “pegotes” entre las paredes internas del útero que aparecen a partir de algún proceso inflamatorio y/o quirúrgico (legrado uterino evacuador)

• Tumores musculares benignos de ubicación subserosa (por fuera de la pared uterina), generalmente no afectan la fertilidad. Intramurales (en el espesor de la pared uterina) o submucosa (hacia la cavidad uterina), con mayor incidencia en infertilidad y abortos a repetición.

 

Factor tubo-peritoneal:

 

Son enfermedades que afectan especialmente las trompas de Falopio y el peritoneo. La más frecuente en pacientes que consultan por infertilidad es la endometriosis.

 

El útero es un órgano hueco formado por tres capas: una externa, muy finita, llamada peritoneo, una media, muscular, llamada miometrio, y otra interna, que reviste la cavidad interna del útero, llamada endometrio. El endometrio es el tejido que se descama una vez al mes, durante la menstruación (mezcla de sangre y endometrio). Este tejido debe encontrarse únicamente recubriendo la cavidad interna del útero, cuando se ubica concomitantemente, en otras localizaciones hablamos de endometriosis. Los lugares más frecuentes donde encontramos este tejido son el peritoneo, las trompas de Falopio y los ovarios, aunque también puede encontrarse en otras localizaciones.

 

 

La endometriosis es una enfermedad muy prevalente entre las mujeres que consultan por infertilidad. Se estima que existen 200 millones de mujeres con endometriosis en el mundo y su incidencia va en aumento. Se sospecha ante la presencia de dolor intenso e infertilidad.

 

El diagnostico se realiza bajo la visualización directa de las lesiones (focos) observadas durante una laparoscopía. Se clasifica, según su gravedad, en mínima, leve, moderada y severa.

 

El tratamiento quirúrgico de la endometriosis es transitorio, ya que habitualmente vuelven a aparecer nuevas lesiones aproximadamente después del año de la intervención quirúrgica. También existen tratamientos hormonales con progestágenos, anticonceptivos y análogos de la GnRH. El embarazo cumple una función protectora para esta enfermedad.

 

© CGF Sur. Todos los derechos reservados