• ¿Qué es la infertilidad?

Se habla de infertilidad cuando no se produce el embarazo luego de:

• Un año de búsqueda en mujeres menores de 35 años

• Seis meses de búsqueda en mujeres mayores de 35 años

• Las parejas que logran concebir embarazos pero padecen pérdidas recurrentes también se consideran infértiles.

• ¿Cuándo tendríamos que realizar la primer consulta por infertilidad?

Luego de los plazos mencionados previamente o ante la presencia de:

• Períodos menstruales irregulares o ausentes

• Menstruaciones dolorosas

• Endometriosis sospechada y/o diagnosticada previamente

• Antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI)

• Pérdidas recurrentes de embarazo

• Cirugías abdominales previas

• Antecedentes de enfermedades genéticas

• Exposición a tóxicos ambientales

• Antecedentes de radioterapia/quimioterapia

• ¿Es común tener problemas de fertilidad?

Si bien no existen datos oficiales en Argentina, se estima que la infertilidad afecta aproximadamente al 12% de la población en edad fértil.

En USA involucra a 7.3 millones de habitantes según datos aportados por el CDC (centers for disease control).

• ¿Por qué se produce la infertilidad?

El embarazo es el resultado de una cadena de complejos eventos. Para lograrlo:

• La mujer debe ovular, es decir, expulsar un óvulo desde sus ovarios cada 28 días aproximadamente.

• El óvulo debe ingresar en las trompas de fallopio y ser transportado por ellas.

• El óvulo y un espermatozoide deben unirse, para formar un embrión. Este proceso es conocido como fertilización y se produce en las trompas de fallopio.

• El embrión debe ingresar en el útero y adherirse a él, proceso conocido como implantación.

Cualquier alteración en este complejo proceso puede resultar en subfertilidad (disminución de la fertilidad) o en infertilidad.

• ¿Es la infertilidad un problema únicamente femenino?

No. Durante muchísimos años se consideró que la mujer era la única responsable de todos los casos de infertilidad. Hoy sabemos que la infertilidad puede deberse tanto a factores femeninos (30%), masculinos (30%) o mixtos (30%). En el 10% restante de los casos no puede determinarse la causa con los métodos de diagnóstico disponibles hasta el momento, arribándose al diagnostico de esterilidad sin causa aparente (ESCA).

• ¿La ansiedad en alguno o ambos miembros de la pareja puede ser causa de infertilidad?

Si bien es una creencia generalizada, no hay evidencia científica que lo demuestre.

• ¿El uso de anticonceptivos afecta la fertilidad?

No. Los anticonceptivos hormonales (orales o inyectables) actúan bloqueando la ovulación y son métodos contraceptivos transitorios. Sus efectos se revierten con mayor o menor celeridad al suspender su uso.

• ¿Es posible la infertilidad en parejas que ya han tenido hijos con la misma pareja o con otras parejas?

Si. Como el resto de los aspectos de la vida, la fertilidad es dinámica. “Ayer estaba sano y hoy tengo una neumonía”. De la misma manera la fertilidad puede afectarse en cualquier momento

• ¿Cuáles son los factores que afectan la fertilidad?

La calidad de los óvulos y los espermatozoides se ve afectada por una amplia variedad de factores:

• Alcohol

• Drogas

• Tóxicos ambientales

• Tabaco

• Diferentes enfermedades tanto agudas como crónicas

• Radioterapia y quimioterapia

• Edad

• Enfermedades de transmisión sexual

• Cambios abruptos en el índice de masa corporal

• ¿Cómo se llega al diagnóstico de infertilidad?

Se realiza estudiando todos los factores que pueden alterar la concepción:

• Factor masculino: espermograma (al menos 2)

• Factor ovulatorio: estudios hormonales, monitoreo ecográfico del ciclo

• Factor uterino y tubario: ecografía transvaginal, histerosalpingografía

• Factor cervical: papanicolao, colposcopía, cultivo de flujo, test post coital

• Eventualmente, se solicitan otros estudios como ecografía testicular con doppler en el varón, histeroscopía/laparoscopía en la mujer y estudios específicos según los hallazgos en cada caso en particular.

• ¿Cuáles son los tratamientos posibles en infertilidad?

Cuando se detectan problemas que pueden afectar la fertilidad se intenta como primer medida corregirlos, ya sea con tratamientos médicos y/o quirúrgicos. Si estos factores no pueden corregirse, se proponen diferentes tratamientos de reproducción asistida, ya sea de baja o alta complejidad.

• ¿Qué es la reproducción asistida?

La reproducción asistida ofrece varias técnicas diseñadas para superar los obstáculos que se oponen a la concepción espontánea. Dentro de las técnicas más utilizadas se encuentran las de baja complejidad, como inducción de la ovulación seguida de relaciones sexuales programadas o inseminación intrauterina y las de alta complejidad, como la hiperestimulación ovárica controlada seguida de fertilización in vitro (F.I.V.) y la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (I.C.S.I.). También podemos enumerar la transferencia intratubaria de gametos (G.I.F.T.) o de embriones (Z.I.F.T.), hoy prácticamente en desuso.

La elección de una u otra técnica dependerá de él o los factores causantes de infertilidad, la edad de la mujer y factores inherentes a cada pareja en particular.

• ¿Cuál es la efectividad de los tratamientos de reproducción asistida?

Es importante tener en cuenta que la tasa de éxito de los tratamientos depende de varios factores como ser la/s causa/s de infertilidad, la edad de la mujer y el tratamiento efectuado. También es importante recalcar que la tasa de embarazo por ciclo (es decir, por cada ovulación de la mujer) es de aproximadamente un 15% en parejas que no presentan problemas de fertilidad. En líneas generales podemos decir que para los tratamientos de baja complejidad la tasa promedio de éxito es de alrededor del 20-25% por intento y para las de alta complejidad de alrededor del 35-40% por intento.

• ¿Son dolorosos los tratamientos de reproducción asistida?

No. Hay algunos estudios previos como la histerosalpingografía, que pueden resultar “molestos” dependiendo de la sensibilidad de la mujer. La aspiración de los ovocitos es una intervención quirúrgica mínima que se realiza con anestesia y no genera mayores molestias.

• ¿Son riesgosos los tratamientos de reproducción asistida?

Los mayores riesgos que pueden presentarse son el síndrome de hiperestimulación ovárica y el embarazo múltiple. El síndrome de hiperestimulación ovárica es un efecto no deseado que se produce en mujeres con ciertos factores predisponentes y que cursa con distensión abdominal en los casos leves hasta descompensación hemodinámica en los casos graves (muy infrecuentes). Con respecto al embarazo múltiple alrededor del 85 % de los embarazos logrados mediante estas técnicas son únicos, 14 % son dobles y 1% son triples.

• ¿Las hormonas que se usan para la inducción de la ovulación pueden producir cáncer u otras consecuencias negativas para la salud?

No. Pueden tener algunos efectos colaterales transitorios no deseados, pero no existen evidencias que permitan afirmar que estas hormonas pueden predisponer al cáncer de mama o de ovario.

• ¿Se gastan los óvulos tras varios ciclos de inducción de la ovulación?

No. Estimular la ovulación para realizar tratamientos de reproducción asistida no significa agotar las reservas de los ovarios.

• ¿Qué pasa con los embriones sobrantes cuando un tratamiento ha sido efectivo y la pareja no desea más embarazos?

Los embriones sobrantes se congelan y están a disposición únicamente de la pareja que realizó el tratamiento.

• ¿Cuál es el riesgo de malformaciones en el recién nacido?

Es igual al de la población general cuando se produce un embarazo espontáneamente.

© CGF Sur. Todos los derechos reservados