Fertilización in vitro (FIV)/Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

 

La FIV y el ICSI son técnicas de reproducción asistida de alta complejidad. Se denominan así ya que es necesario contar con un laboratorio de embriología para el manejo de los gametos y embriones in vitro, es decir, fuera del cuerpo de la mujer.
Ambas tienen algunos pasos en común:

 

1) Inducción de la ovulación bajo estricto monitoreo ecográfico y de laboratorio

Ovario Estimulado: ecografía TV

 

2) Extracción de óvulos bajo anestesia

Aspiración folicular: esquema

 

Una vez que se obtienen los óvulos, las técnicas difieren en relación a la forma de unión entre los óvulos y los espermatozoides (fecundación).

En la FIV, óvulos y espermatozoides se ponen en contacto en cápsulas con líquido de cultivo, se espera entre 16 y 18 horas y luego se observa si hubo unión entre ellos y si dicha unión se produjo correctamente (fertilización).

 

Ovocito Maduro en FIV (MII)

 

La FIV está indicada en casos de factor masculino leve, endometriosis moderada/severa, obstrucción tubaria bilateral, ESCA con procedimientos fallidos de baja complejidad. En la técnica de ICSI un espermatozoide es inyectado dentro de cada ovocito maduro obtenido durante la aspiración folicular. Está indicada en factores masculinos severos, en los cuales el espermatozoide no puede ingresar “sólo” dentro del óvulo, necesita ser “inyectado” dentro del mismo. También se indica ante fallas reiteradas de fertilización en la FIV y en las causas inmunológicas severas.

© CGF Sur. Todos los derechos reservados